viernes, 2 de diciembre de 2011

5to 5ta 61 - Festejo de los 50 años de egresados

Norberto de la Mota nos envió el siguiente mensaje y el escrito que aquí transcribimos.


Queridos compañeros: El acto de colocación de la placa conmemorativa del Cincuenta Aniversario del egreso de nuestra promoción, realizado el 25 de noviembre ppdo, fue muy emotivo ya que la Rectora del Colegio, Profesora Claudia Viola nos dirigió la palabra en el aula de planta baja donde cursamos el quinto año. Esas palabras motivaron los deseos de escribirle unas pinceladas con los recuerdos de los años del Colegio Nacional 1957-1961 a mis compañeros. El texto fue entregado el día 2 de diciembre ppdo. en la cena que organizamos en el Club Sirio Libanés de la Ciudad de Bs.As. A los fines que toda la comunidad de ex alumnos del Colegio pueda conocer dichas pinceladas,se las remito por archivo adjunto Asimismo, oportunamente, les haremos llegar las totos y grabaciones de ambas reuniones. Conjuntamente con este mensaje reciban los mejores deseos de felicidades para la navidad y para el año próximo,. Con todo el amor Norberto de la MOTA.


A MODO DE PROLOGO

Pregunta de la Rectora del Colegio URQUIZA Profesora Claudia Viola a un egresado de la Comisión de Ex alumnos:

-Por que mantienen, después de tantos años, los deseos y el entusiasmo para volver a encontrarse con sus compañeros del secundario?

(La directora pensó que le daría una respuesta basada en fundamentos psicológicos, filosóficos, o de naturaleza social.)

El ex alumno respondió:

Simplemente, profesora, porque FUIMOS FELICES.-

Diálogo referido por la Rectora en el acto de colocación de la placa recordatoria de los cincuenta años del egreso del Colegio Nacional N° 9 - Promoción 1961 –

5to Año 5ta División.-


De Miscellaneous

PINCELADAS DE MIS RECUERDOS A LOS CINCUENTA AÑOS DEL EGRESO DEL COLEGIO NACIONAL Nº 9 CAPITAN GENERAL JUSTO JOSE DE URQUIZA

En la época de nuestro ingreso era uno de los Colegios Nacionales de más prestigio de la Ciudad de Buenos Aires. Para acceder a sus aulas era necesario reunir un puntaje muy alto en el examen y sobre un total de 45 había que llegar a más de 40 para tener posibilidades ciertas de ingresar. Mi padre, profesor de enseñanza secundaria, comenzó a prepararme alrededor de nueve meses antes del examen de manera sostenida y sin descanso con el Manual de Berutti que contenía las pruebas de años anteriores de matemáticas y lenguaje. Finalmente, con mucho esfuerzo di a luz. Ingresé en el turno de la mañana en una división con inglés desde el comienzo. Primero Quinta. Entre los alumnos de esa división un compañero de la Escuela Primaria Juan B Peña, Eduardo “Wame” GANDOLFO. Juntos comenzamos el camino de la “secundaria”. Nunca fueron difíciles los vínculos con los compañeros. Enseguida fuimos integrándonos de diversas maneras. En las clases de Educación Física con el deporte, en los recreos averiguando de que clubes eran hinchas, luego las cargadas de los lunes que me tocaron bastante, ya que los verdes de caballito siempre eran bombeados por el referí corrupto de turno que hacía ganar a los equipos grandes. Las charlas políticas también eran frecuentes, especialmente a partir de segundo año con las elecciones presidenciales, con proscripción del peronismo, que ganara el Dr Arturo Frondizi. El conflicto por la creación de las universidades privadas -que derivó en huelgas de estudiantes secundarios y universitarios- nos introdujo rápidamente en los grandes temas nacionales. Teníamos 14 años, opinábamos y discutíamos a la par de toda la sociedad argentina. Fue el bautismo político de toda una generación, más allá de las ideas que cada sector sustentara. Además del fútbol y la política comenzó a despertarse la avidez por ese oscuro objeto de nuestros deseos: las mujeres, tan lejanas e inaccesibles que nos llevaba a la salida de la Escuela Técnica Fernando Fader, en el pasaje La Porteña, simplemente a mirarlas y, tal vez, a decir piropos sin mucha convicción. Los bailes, llamados “asaltos” en esos tiempos, fueron acortando las distancias con las jóvenes que, sin embargo, existían a través de las familias que funcionaban como barrera a nuestros deseos incontrolables. En tercer año ya nos sentíamos “cancherísimos”, salíamos solos, empezábamos a noviar y discutíamos sobre cualquier tema en el colegio y fuera de él. Nos volvíamos locos con algunas profesoras: “La Santos (geografía), la Rouco Oliva (matemáticas), y una suplente -cuyo apellido y la materia no recuerdo, pero si que tenía un cuerpo exuberante- a quien invitamos con BISCAYART a una función de cine debate y la Durbano, de biología, que enloquecía especialmente a Raúl BERMAN que todavía hoy sueña con ella, a pesar del tiempo transcurrido. Justamente fue Raúl quien creó una palabra con las primeras letras de los apodos: a èl lo llamaban Lalo, a GANDOLFO “Wame” y a mi Pinko: LAWAPI. A partir de ese momento los compañeros también conocieron los “sobrenombres” como se decía por aquellos tiempos. Luego se fueron sumando otros compañeros a la “asociación ilícita” (para configurarla hacen falta 3 o mas) Alejandro “Corcho” OLIVEROS, Carlitos PEREZ (hoy Carlos PEREZ GRESIA), Eduardo LONCHARICH, Carlos PITTA, MONTANARI (Bimbo), OSORIO, RAVIGLIONE, FRIDMAN, ARMAGNO, ARIAS (Cacho) y muchos otros, quienes nos reuníamos a partir de las 7,45 en el famoso “Café Paulista” en la Avenida Rivadavia al lado del cine PUEYRREDON. Todas las mesas ocupadas por alumnos del Urquiza, a quienes no se los distinguía por la densa humareda de los cigarrillos que cubría el local. Decíamos que había más alumnos en el Paulista que en el Colegio. Hasta se tomaba lista porque no estaba autorizado faltar al café. Luego los grupos se dirigían a otros lugares. Recuerdo que a instancias de WAME, durante las ratas, íbamos a ver obras de arte de Petorutti, Presas, Polisello, Castagnino, Urruchúa, Spilimbergo y otros en las Galerías Van Riel, Witcom, Rubbers, al Instituto Di Tella, al Museo Nacional de Bellas Artes, etc.

En el grupo del fútbol, estábamos BERMAN, GANDOLFO, ARIAS, RODOFILE, MAIZTEGUI, CALELLO, RAVIGLIONE, LIWSKY, GAMBARINI, GUBETTI, SEMILLAN, TUTAVAC, KLEINERMAN, MALIZIA. Ganamos dos torneos internos en Segundo y en Quinto año, saliendo goleador MAIZTEGUI.

El cine nos entusiasmaba y con BISCAYART, CAMINOS, CALELLO, DE ANTUENO charlábamos sobre los creadores de la nouvelle vague (Godart, Truffaut, Resnais, Chabrol) los italianos Fellini, Antonioni, Monicelli, De Sica y los argentinos Birri, Torre Nilson, Lautaro Murúa, Lucas Demare y a veces compartíamos ciclos en el emblemático Lorraine de la Avenida Corrientes al 1500.-

El tema político, económico y social nos enredaba en discusiones interminables, con Víctor JOFFE, Pucho WAINSCHTEIN, CAMINO, CALELLO, GANDOLFO, BERMAN, PITTA, LONCHARICH, PEREZ, OLIVEROS, KLEINERMAN, POMBAR, SZWARC, HIRSCH, DIAS, URMAN, FUNES, RAFFO, BIASCA, ARMAGNO, MORELLI.- Le proponíamos a los profesores de las materias afines la realización de debates sobre temas prefijados que nos salvaran de los interrogatorios orales a los que éramos sometidos diariamente.

En las conversaciones sobre música estaban OSORIO (piano y fanático de Ariel Ramirez), RAVIGLIONE (bandoneón), FRIDMAN (violín), ARIAS (piano), SEMILLAN (guitarra eléctrica), BERMAN, ARMAGNO, GOLDSTEIN, URMAN, JOFFE, HIRSCH, DIAS.-

Finalmente, es necesario destacar un reconocimiento unánime a Alberto RAVIGLIONE quien desde las primeras cenas de fin de curso (4to y 5to año), promovió y organizó todas las reuniones posteriores, poniendo a disposición el Campo de Deportes de la ESBA y el Instituto ORSINO.

Quiero pedirle disculpas a los compañeros por las omisiones en las cuales pudiera haber incurrido o bien por la confusión de algunas circunstancias, tal vez no haya nombrado a un compañero o haya agregado a otro en un conjunto diferente. Es una propuesta que formulo para todos: escribir los recuerdos para realizar una obra plástica que incluya las pinceladas de cada uno, con sus matices, sus colores, sus formas, expresión subjetiva de los sentimientos personales para constituir un conjunto que nos comprenda. Un cuadro de la vida de estudiantes secundarios que permanece vivo en nuestros corazones.

Les agradezco a todos, a los que estamos, a los que pasaron, a los que nunca vinieron, a los que se fueron, porque los recuerdos de aquel lustro inolvidable (1957-1961), mas todo lo que vivimos en los encuentros sucesivos durante estos años, incluido el de hoy que festejamos el Cincuenta Aniversario del egreso del Colegio, en el Club Sirio Libanés, hallan una explicación en la respuesta del Ex Alumno ante la pregunta de la Rectora Claudia, “simplemente porque FUIMOS FELICES”. Agrego desde lo profundo de mis sentimientos que esa FELICIDAD se renueva cada vez que nos encontramos con los compañeros, porque nos brillan los ojos y la sonrisa brota espontáneamente amplia y abierta.

Los quiero muchísimo a todos.

PINKO

Arturo Norberto de la MOTA

andelamota@yahoo.com.ar

Buenos Aires, 2 de diciembre de 2011.-





Hacer click aquí para ir a la página de esta división